Artrosis

 

El “Reuma”

El concepto de “reuma” no existe en los libros de medicina, es decir, no hay ninguna enfermedad o dolencia del aparato locomotor que reciba el nombre de “reuma”. La sociedad ha agrupado bajo el nombre de “reuma” o “reumatismo” a todo el conjunto de dolencias o molestias relacionadas con el aparato locomotor, quizá como consecuencia del desconocimiento de su distinta naturaleza y la creencia en una causa común para todas ellas.
Existe más de un centenar de enfermedades diferentes del aparato locomotor. La reumatología es la especialidad que se ocupa de las enfermedades del aparato locomotor, siendo el reumatólogo el médico especialista en las enfermedades del aparato locomotor.

  • Haga click aquí para descargar información de la S.E.R. acerca del REUMA.

 

La Artrosis

La artrosis es una enfermedad que lesiona el cartílago articular y origina dolor, rigidez e incapacidad funcional. Habitualmente se localiza en la columna cervical y lumbar, algunas articulaciones del hombro y de los dedos de las manos, la articulación de la raíz del pulgar, la cadera, la rodilla y la articulación del comienzo del dedo gordo del pie.
Fuera de estos lugares, la artrosis es rara y, cuando aparece, se debe sospechar la existencia de un daño previo o de otra enfermedad articular subyacente.
En España, la artrosis afecta al 10% de la población general, representando casi la cuarta parte del total de pacientes atendidos en las consultas de los reumatólogos. La frecuencia con que afecta a las personas aumenta con la edad (sobre todo a partir de los 40-50 años), aunque no se debe considerar a esta enfermedad como una consecuencia ineludible del envejecimiento articular.
Aunque puede no dar síntomas -por ejemplo en la columna es frecuente encontrar signos radiográficos de artrosis sin que el individuo tenga dolor-, el síntoma fundamental de la artrosis es el dolor. Este dolor suele aparecer cuando se exige un esfuerzo a la articulación enferma, bien sea de movimiento o de carga. Más adelante, con el progreso de la enfermedad, el dolor puede aparecer con el reposo o el descanso nocturno.
Los datos fundamentales que permiten el diagnóstico de la artrosis son los síntomas que explica el paciente y las alteraciones que observe su médico tras el examen adecuado de sus articulaciones.
Los objetivos que perseguirá su médico, a la luz de la disponibilidad de medios que le proporciona la ciencia médica actual, cuando le recomiende un tratamiento para la artrosis son el alivio de su dolor articular y el mantenimiento de su capacidad funcional. Para ello, se dispone de diversas alternativas, que incluyen los tratamientos físicos, el ejercicio físico, combatir la obesidad, los medicamentos analgésicos/antiinflamatorios, las infiltraciones de Ácido Hialurónico y la Acupuntura.

 

  • Haga click aquí para descargar información de la S.E.R. acerca de la Artrosis.
  • Haga click aquí para ver información del American College of Rheumatology acerca de la Artrosis.
  • Haga click aquí para descargar “Guía del paciente con artrosis” de la S.E.R.

 

Artrosis de manos

Consiste en una degeneración del cartílago de las articulaciones de las manos, benigna, aunque puede producir dolor, dificultad para mover los dedos y deformidad. Suele presentarse en personas de ambos sexos, aunque tiene un marcado predominio en mujeres. Suele comenzar a la edad de 40-50 años, aunque hay casos de comienzo más tardío, siendo habitual encontrar un componente hereditario. La localización más frecuente son las articulaciones distales de los dedos (“nódulos de Heberden”), aunque también puede afectar a las articulaciones proximales de los dedos (“nódulos de Bouchard”), siendo en este caso el déficit de movilidad más acusado

 

  • Haga click aquí para descargar información de la S.E.R. acerca de la Artrosis de Manos.

 

– Altman R, Alarcón G, Appelrouth D, et al. The American College of Rheumatology criteria for the classification and reporting of osteoarthritis of the hand. Arthritis Rheum 1990; 33:1601.

 

Artrosis de rodilla

Es una enfermedad crónica que se caracteriza por el deterioro paulatino del cartílago de la articulación de la rodilla. Este deterioro conduce a la aparición de dolor con la actividad física, dificultad para caminar y permanecer de pie, así como una deformidad progresiva de la rodilla.
Podemos distinguir la afectación femoro-tibial (a los laterales de la rodilla) y la femoro-patelar (entre el fémur y la rótula). Dependiendo del grado de afectación y de su localización, variará la sintomatología del dolor, así como la probabilidad de formación de derrame articular.
La artrosis de rodilla se manifiesta inicialmente con dolor tras estar mucho tiempo de pie o caminando. Duelen especialmente algunas actividades como subir y bajar escaleras, caminar por terrenos irregulares o levantarse de una silla.

 

  • Haga click aquí para descargar información de la S.E.R. acerca de la Artrosis de Rodilla.

 

– Altman R, Asch E, Bloch D, et al. Development of criteria for the classification and reporting of osteoarthritis. Classification of osteoarthritis of the knee. Diagnostic and Therapeutic Criteria Committee of the American Rheumatism Association. Arthritis Rheum 1986; 29:1039.

– Wu CW, Morrell MR, Heinze E, et al. Validation of American College of Rheumatology classification criteria for knee osteoarthritis using arthroscopically defined cartilage damage scores. Semin Arthritis Rheum 2005; 35:197.

 

Artrosis de cadera

La articulación de la cadera la forman, por una parte, la cabeza del fémur y, por otra, una oquedad en el hueso de la pelvis que se llama cotilo. Las dos superficies óseas están tapizadas por el cartílago articular. Alrededor de estos huesos están la membrana sinovial, los ligamentos y una potente musculatura. La artrosis de la articulación de la cadera consiste en el deterioro del cartílago de esta articulación.

 

  • Haga click aquí para descargar información de la S.E.R. acerca de la Artrosis de cadera.

 

– Altman R, Alarcón G, Appelrouth D, et al. The American College of Rheumatology criteria for the classification and reporting of osteoarthritis of the hip. Arthritis Rheum 1991; 34:505.

 

Artrosis cervical

Las articulaciones están formadas, entre otros componentes, por los cartílagos. Éstos cubren la superficie del hueso que se articula con otro hueso. Cuando este cartílago se degenera o “desgasta”, se produce la artrosis.
Cuando afecta a la columna cervical, hablaremos de artrosis cervical o cervicoartrosis.

 

  • Haga click aquí para descargar información de la S.E.R. acerca de la Artrosis cervical.

 

Artrosis lumbar

La columna lumbar está formada por cinco vértebras que se sitúan en la espalda, entre las costillas y la pelvis, en la zona que popularmente se conoce como la “zona de los riñones”. La artrosis de la columna lumbar se puede producir tanto a nivel del disco intervertebral, como a nivel de las articulaciones interapofisarias. La artrosis de la columna lumbar produce con frecuencia dolor de “tipo mecánico” que significa que aparece con el movimiento y la sobrecarga lumbar y mejora con el reposo.

 

  • Haga click aquí para descargar información de la S.E.R. acerca de la Artrosis lumbar.