Artritis

 

Las Artritis

Se denomina artritis a cualquier inflamación a nivel articular. Se caracteriza por la presencia de dolor, enrojecimiento, calor local y limitación de la capacidad funcional articular. La artritis produce un dolor de características “inflamatorias”, es decir, de predominio matutino, que suele mejorar con el movimiento y que no cede con el reposo.

El diagnostico diferencial entre un tipo y otro se basa en una correcta anamnesis y exploración física, así como en determinadas pruebas de imagen (Radiografías, ecografías) y pruebas analíticas.

  • Haga click aquí para descargar información de la S.E.R. acerca de las Artritis.
  • Haga click aquí para acceder a WikiSER (Artritis).
  • Haga click aquí para acceder a la página web de Arthritis Foundation.

 

Artritis Reumatoide

Es una enfermedad en la que se inflaman las articulaciones produciéndose dolor, deformidad y dificultad para el movimiento, aunque también puede afectar otras partes del organismo. Es una enfermedad crónica, con una baja frecuencia de curación espontánea, aunque con un tratamiento adecuado se consigue un buen control de la enfermedad en la mayoría de los casos.
Las molestias y limitaciones que ocasiona la artritis reumatoide varían mucho de un enfermo a otro, de modo que no hay dos enfermos iguales. La artritis reumatoide es una de las más de 100 enfermedades reumáticas existentes, con un pronóstico y un tratamiento específicos, por lo que el diagnóstico ha de ser preciso (generalmente realizado o confirmado por un reumatólogo).
La artritis reumatoide es frecuente, ya que en nuestro entorno la padece una de cada 200 personas (200.000 afectados en España). Es más frecuente en mujeres, pero también afecta a varones. No es una enfermedad propia de la edad avanzada y aunque puede aparecer en ancianos, se presenta con mayor frecuencia entre los 45 y los 55 años. Asimismo, una forma muy similar de artritis puede afectar a los niños.
La inflamación de las articulaciones produce dolor e hinchazón. El dolor articular es el síntoma más frecuente en la artritis reumatoide y el hinchazón articular puede ser más o menos visible por el paciente. Las articulaciones que se inflaman con más frecuencia son las muñecas, los nudillos, las articulaciones de los dedos de las manos y de los pies, los codos, los hombros, las caderas, las rodillas y los tobillos. Además del dolor y la hinchazón, por las mañanas puede haber dificultad para el inicio de los movimientos (rigidez matutina) de duración variable, y que puede llegar a ser incluso de horas.
La inflamación persistente puede acabar dañando los huesos, ligamentos y tendones que hay alrededor. La consecuencia será la deformidad progresiva de las articulaciones y la pérdida reducción de la movilidad articular, lo que puede llevar al enfermo a un cierto grado de discapacidad para hacer algunas tareas de la vida diaria.
La artritis reumatoide no tiene en el momento actual un tratamiento curativo, lo que no significa que no exista tratamiento alguno. Es más, van apareciendo nuevos medicamentos que permiten controlar la enfermedad en un porcentaje cada vez más elevado de pacientes. La colaboración entre el enfermo y el médico es fundamental para el control de la artritis reumatoide.

 

 

  • Haga click aquí para descargar información de la S.E.R. acerca de la Artritis Reumatoide.
  • Haga click aquí para descargar “Guía para el paciente con A.R” de la S.E.R.
  • Haga click aquí para acceder a WikiSER (Artritis Reumatoide).
  • Haga click aquí para acceder a Artritis Reumatoide: preguntas frecuentes (FAQ).
  • Haga click aquí para ver información del American College of Rheumatology acerca de la Artritis Reumatoide.
  • Haga click aquí para ver información sobre Nuevos Criterios Diagnósticos de la Artritis Reumatoide EULAR-ACR 2010.

 

-Lee DM, Weinblatt ME. Rheumatoid arthritis. Lancet 2001; 358:903.

-Felson DT, Smolen JS, Wells G, et al. American College of Rheumatology/European League Against Rheumatism provisional definition of remission in rheumatoid arthritis for clinical trials. Arthritis Rheum 2011; 63:573.

-van der Heijde DM, van Leeuwen MA, van Riel PL, et al. Biannual radiographic assessments of hands and feet in a three-year prospective followup of patients with early rheumatoid arthritis. Arthritis Rheum 1992; 35:26.

-Szkudlarek M, Narvestad E, Klarlund M, et al. Ultrasonography of the metatarsophalangeal joints in rheumatoid arthritis: comparison with magnetic resonance imaging, conventional radiography, and clinical examination. Arthritis Rheum 2004; 50:2103.

 

Artritis Psoriásica

La Artritis Psoriásica es una enfermedad de las articulaciones que se presenta en algunos enfermos (aproximadamente un 10%) que padecen psoriasis en la piel, lo que le confiere unas características peculiares en cuanto a evolución y pronóstico. La lesión articular es inflamatoria, es decir, con dolor, hinchazón, calor, dificultad de movimiento de la articulación inflamada y a la larga posibilidad de deformación. La gravedad de la artritis no tiene relación con la extensión de la lesión de la piel. Es una enfermedad crónica, que evoluciona irregularmente a lo largo de la vida, con épocas de inactividad y épocas de inflamación y dolor.
Es una enfermedad frecuente ya que si consideramos que la psoriasis afecta a un 2% de la población y la artritis a un 10% de ellos, en España, sobre una población de unos 40 millones, habría 80.000 personas con artritis psoriásica. El inicio de la artritis psoriásica suele ocurrir entre los 30 y los 50 años, y puede afectar a personas de cualquier edad y sexo, incluso a niños.
La artritis psoriásica se inicia lentamente. La psoriasis acostumbra a aparecer años antes que la artritis y sólo un 15% de los artritíticos presentan antes la lesión articular que la lesión de la piel o de las uñas.
Para un diagnostico cierto, las lesiones de la piel o de las uñas han de ser confirmadas como psoriásicas. Primero, demostrando que hay psoriasis, después demostrando que hay artritis y finalmente confirmando que las características clínicas y radiológicas corresponden a la artritis psoriásica.
La artritis psoriásica no tiene en el momento actual un tratamiento curativo, lo que no significa que no exista tratamiento alguno. Es más, van apareciendo nuevos medicamentos que permiten controlar la enfermedad en un porcentaje cada vez más elevado de pacientes.

 

  • Haga click aquí para descargar información de la S.E.R. acerca de la Artritis Psoriásica.
  • Haga click aquí para ver información del American College of Rheumatology acerca de la Artritis Psoriásica.

 

-Brockbank J, Gladman D. Diagnosis and management of psoriatic arthritis. Drugs 2002; 62:2447.

-Ibrahim G, Waxman R, Helliwell PS. The prevalence of psoriatic arthritis in people with psoriasis. Arthritis Rheum 2009; 61:1373.

-Chandran V, Schentag CT, Gladman DD. Sensitivity and specificity of the CASPAR criteria for psoriatic arthritis in a family medicine clinic setting. J Rheumatol 2008; 35:2069.

-Kane D, Greaney T, Bresnihan B, et al. Ultrasonography in the diagnosis and management of psoriatic dactylitis. J Rheumatol 1999; 26:1746.

-Siannis F, Farewell VT, Cook RJ, et al. Clinical and radiological damage in psoriatic arthritis. Ann Rheum Dis 2006; 65:478.